UN AÑO DE BENDICIONES

UN AÑO DE BENDICIONES
PARA TODOS

lunes, 27 de enero de 2014

Las alas del ángel

El tema de este mes es a cerca del romanticismo. Esto fue lo que me inspiró:


 

Las alas del ángel

 
EL DÍA
 
Amaneció sin ella.
Apenas y se mueve.
Recuerda.
(Mis ojos más delgados
la sueñan.)
¡Que fácil es la ausencia!
En las hojas del tiempo
esa gota del día
resbala, tiembla.
 
Jaime Sabines

.

El hastío había hecho presa de Saulo, ni siquiera sabía que hacía en Londres, ni mucho menos porque estaba en la "White Cube Gallery". Suponía que su profesión siempre lo llevaba a los mismos sitios.
Comenzó a mirar con desgano los cuadros ahí exhibidos.
Poco a poco se fue despertando su interés. La obra del pintor le pareció, en principio, bastante original. El artista había plasmado en sus lienzos una gama muy interesante de grupos étnicos, vistos desde una perspectiva  muy especial.
En la sala siguiente, continuando con el tema de las etnias, se exhibían  pinturas de personas a cual más de interesantes. Desde un aborigen de los Montes Urales, hasta un colorido africano.
De pronto unos ojos enormes, que parecían salirse de donde estaban enmarcados, lo paralizaron. El expresivo rostro, de lo que a él le pareció una chica frágil y casi transparente, lo cautivó. El título decía:" Ángel ". Nunca creyó tan apropiada la manera de nombrar una obra de arte.
Trató de encontrar otra información, pero, fuera de una fecha bastante reciente no encontró nada más.
Luego leyó en el tríptico de papel que llevaba en la mano: Franz Jovich. Artista estadounidense de origen judío, egresado de ... etc.
Preguntó a uno de los guías por el autor de la obra pictórica y este le informó que el artista acababa de llegar.
Pronto estuvo frente a aquel individuo de por lo menos un metro ochenta y cinco, joven, delgado, de cabello rubio y bastante largo. Saulo reconoció que era atractivo y pensó que más de una mujer se sentirían atraídas por él.
— Permítame felicitarlo, su obra es maravillosa— dijo Saulo cuando se pudo aproximar al pintor.
— ¿Con quién tengo el gusto?
— Saulo Villaneida, soy curador. Debo decirle, que vengo de ver muchas exposiciones de todas partes del mundo y la suya me parece asombrosa.
— ¿Curador?, que interesante, me halaga su crítica.
— Dígame: ¿existe la joven del cuadro llamado "Ángel"?, porque su apariencia parece fuera de este mundo.
 


—¡Jajaja, claro que existe, señor Villaneida! Aunque estoy de acuerdo con usted, esa chica es punto menos que un ser etéreo. Si nos hace el honor de asistir al "Cecconi", hoy por la noche, tal vez se la pueda presentar.
 
Llegó  con mucha anticipación a aquel lujoso restaurant-bar, situado en uno de los barrios más ricos de Londres.
El lugar se veía casi vació y silencioso. Se sentó en una de las butaca de la barra del bar y pidió agua mineral con hielo y unas gotas de limón. Saulo no acostumbraba las bebidas embriagantes debido a una mala experiencia que había tenido en el pasado.
Una linda rubia comenzó a tocar el piano y el restaurant, casi de inmediato, se empezó a poblar.
Por el espejo del bar pudo ver llegar a Franz Jovich y sus acompañantes, volteó para verlos mejor.
Junto a dos glamorosas chicas y tres hombres vestidos impecablemente iba una chiquilla ataviada en forma extravagante; parecía que el vestido, de bordes irregulares, había sido hecho para una persona de más peso que ella, y las botas, llenas de colguijes, contribuían a darle dicha apariencia. Solamente el largo y abundante cabello estaba en armonía con su persona.
Reconoció inmediatamente a la modelo del cuadro de Jovich.
 
 —¡Amigo Villaneida!, Que bueno que aceptó mi invitación, acompáñenos por favor — dijo Franz, mientras señalaba una silla.
Saulo aceptó sin dejar de mirar aquellos ojos negrísimos como pozos profundos.
—Le presento a Lia, mi novia — dijo, mientras abrazaba a la chica.
—¿Su...novia?— Franz parecía divertido con el desconcierto de Paulo.
No era muy factible que un hombre sofisticado, como era el pintor, tuviese por novia a una muchacha tan rara como aquella.
Pronto se vio acosado por las preguntas de las otras acompañantes del artista. Él respondía maquinalmente: "soy portugués, vivo en Ámsterdam, soy curador de arte... De pronto sintió que una mano fría tomaba la suya y vio asombrado que era la de Lia.
—Ven conmigo — le ordenó la chica.
Se dejó arrastrar por la extraña fuerza que emanaba de aquella chica. Salieron del restaurant, dejando tras ellos seis rostros desconcertados.
—Caminaron varias calles, deteniéndose de vez en cuando para besarse. Todo lo que no fuera ellos se había borrado del planeta, de la galaxia, del universo.
Saulo apenas tuvo tiempo de darse cuenta que habían entrado a un pequeño departamento y de que estaban desnudándose mutuamente.
Al principio se amaron con fiereza, con la prisa por conocerse; después  con lentitud, con deleite. Constatando que era necesario que se encontraran porque ya no podrían amar a nadie más.
—¡Que par de sinvergüenza! — exclamó Franz, mientras miraba enojado a la pareja abrazada y desnuda que dormía en su cama.
Saulo despertó asustado y esperó el primer golpe del ofendido. Pero en seguida escuchó una tremenda carcajada.
—Amigo, la próxima vez la llevas a tu propio hotel, Peter y yo tuvimos que dormir en la sala — Ante los ojos asombrados de Saulo, explicó:— sí, soy gay, te dije que Lia era mi novia por bromear.
Los días transcurrieron como en un sueño, Saulo y Lia tenían hambre de saber uno del otro. 
Él supo que aquella frágil mujer tenía veintitres años, que había perdido a su madre, que estudiaba el último año de psicología y que su padre, un rico industrial, era español y vivía en Madrid con su madrastra.
Ella supo que Saulo era divorciado, de treinta y dos años; que tenía una hija de cinco años que vivía con sus padres en Ámsterdam y que, cuando regresaba de sus giras de trabajo, trataba de darle a su niña todo el amor que podía.
Se dedicaron a amarse y casi olvidaron sus respectivas actividades. Sentían que no se saciaban de conocerse.
Al principio él iba a buscarla a su minúsculo apartamento o ella llegaba a su hotel. Pero Saulo se vio de pronto estacionado en lo que a él le parecía una casa de muñecas.
A pesar del paraíso en el que estaba viviendo, Saulo percibió algo que le perturbaba: se dio cuenta que Lia casi no comía. Desde que comenzaran su romance notó que para ella no existían las horas de alimentarse.
Algunas veces, cuando iban al restaurant y él ordenaba al mesero algunos platillos de la carta, ella siempre decía : "nada, gracias".
Ya había notado su fragilidad, pero al verla desnuda notó su extremada delgadez.
—Mi amor, no está bien que no comas, ¿por qué castigas a tu hermoso cuerpo en esa forma? — la regaño con cariño.
—Te prometo comer, ya no me regañes querido — replicó mimosa.
Él, pronto comprendió que no pensaba cumplir su promesa y sintió miedo, ante la certeza de que tendría que luchar contra el deseo de Lia de avanzar hacia el mundo de los espíritus.
Una tarde la encontró postrada en la cama intensamente pálida. Por más que trató de reanimarla ella no reaccionó. Tuvo que llevarla al hospital más cercano.
En el pasillo de aquel hospital transcurrieron para Saulo horas interminables. Cuando finalmente vio venir al médico que atendía a Lia se apresuró a encontrarlo.
 —¿Es usted el familiar de la señorita Lia Toledo?
—Soy su prometido.
—Estamos haciendo todo lo posible por estabilizarla, pero su anorexia nos está queriendo ganar la partida. Puede pasar a verla.
 
Estaba casi transparente, parecía mimetizarse con las blancas sábanas. La vio tan frágil que temió romperla si la tocaba.
Ella abrió los ojos y le sonrió con cierta coquetería.
—Ven amor, quiero un buen abrazo.
La envolvió entre sus brazos con delicadeza mientras preguntaba:
—¿Por qué, preciosa, por qué?, ¿es que quieres dejarme precisamente ahora que te amo tanto?
Ella no contestó, se limitó a sonreír y a besarlo débilmente.
 
Por la madrugada, Saulo, que dormía al lado de la cama, despertó sobresaltado; un roce extraño, como de alas, lo había tocado.
Cuando se acercó, lo primero que vio fueron sus ojos, esos ojos enormes que lo cautivaran la primera vez. Una garra fría apresó su corazón al notar que la esencia de su amada se estaba diluyendo.
—¡Ni lo pienses preciosa, tú no me vas a dejar! No en este momento en que apenas comenzamos a vislumbrar un mundo maravilloso — dijo angustiado, como tratando de detener su partida.
—Saulo, mi dulce Saulo, te amo mucho, pero este amor me ata, me encadena. Mis alas me dan la libertad.
Él supo, por una brisa apenas perceptible que lo estremeció de pies a cabeza, que su ángel había emprendido el vuelo. 
 
DK
 
Curador de arte: Persona que ordena, organiza
y desarrolla una exposición pictórica.
 
 


50 comentarios:

  1. Uffff Dora, me has dejado muy asombrada. El comienzo nunca me podria dar a entender q iba a llevar a ese final. Muchos giros muy interesantes. Felicidades por tu relato y por saber condensar una historia tan intensa y completa en tan pocas lineas. Creo q lo q mas me gusta es q se conozcan a traves del cuadro. Besosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hada; Siempre he sentido un gran pesar por las chicas que castigan sus cuerpos, entregándose al horrible mundo de la anorexia y la bulimia.
      Es un flagelo que acaba con un gran porcentaje de adolescentes y mujeres jóvenes de todas la latitudes.
      Por otro lado, el mundo de la pintura me atrae mucho.
      Gracias por tu visita: DK

      Eliminar
  2. Interesante historia :) Gracias por compartirla. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos para ti Nut,, esta es tu casa: DK

      Eliminar
  3. Hola Dora, me ha encantado el relato. Sorprendente hasta el final!!! Me ha llegado al corazón!!!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Raquel, que bueno haber tocado tu corazón.
      Un beso: DK

      Eliminar
  4. Me da la impresión de que el Saulo va a tener una magnífica cornamenta... jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Genín:: No entendí tu comentario, ya me lo explicarás.
      Saludos afectuosos: DK

      Eliminar
  5. Una historia muy tierna, pero con un final bellamente triste para Saulo.

    Me gustó, y me hizo imaginar una historia similar, si la escribo te lo aviso :)

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Syd: Lo bueno de escribir en un sitio como Adictos, es que nos damos ideas. Me gustaría que tú escribieras algo bonito con este tema. Me avisas si lo haces, para leerte..
      Cariños: DK

      Eliminar
  6. Doña Ku, me ha encantado tu relato, sabe transmitir la esencia misma del romanticismo, el amor y la muerte. Debes leer de nuevo tu relato pues hay algunas palabras repetidas en la misma frase, palabras en singular que deben ser escritas en plural pero, en definitiva, me ha gustado muchísimo. Enhorabuena, has clavado ese tema tan complicado como es el romanticismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amigo: Gracias por tus conceptos. Ojalá y me señalaras más concretamente mis errores, ya que soy bastante despistada (los años no pasan en vano).
      Recibe mi afecto: DK

      Eliminar
  7. Muy romántico, sorprendente y triste... Me gustó mucho, felicitaciones :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu presencia en mi casa.
      Con cariño : DK

      Eliminar
  8. Muy bonito y sobre todo, muy conmovedor!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Meli:: Recibe un beso tu también, que bueno que te gustó mi relato: DK

      Eliminar
  9. Buenas noches y mucho gusto.

    Me pareció muy bella la historia, con un inesperado giro al final. Sin dudas era apropiado el título de la pintura.

    Un beso.

    Ellora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ,Gracias por tus conceptos, Ellora. Bienvenida a mi casa
      Con cariño: DK

      Eliminar
  10. Doña Ku, coincido con José Antonio, pero son detallitos chiquitos que no le quitan la fuerza ni la profundidad a tu historia. Tiene un dejo de tristeza que la hace muy linda. Buen ejemplo del género que te tocó.

    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Taty: Te agradezco tu presencia, Y sí, la historia es triste, pero lo es más la presencia de la ANOREXIA Y LA BULIMIA en la vida de niños adolescentes y jóvenes.
      Cariñosos saludos: DK

      Eliminar
  11. Hola!
    No cabe dudas de que lograste la consigna y de que, como acostumbras en tus relatos, tocaste un tema preocupante para lo sociedad y difícil, como es la anorexia. Coincido con algunos compañeros de que le haría falta una relectura, incluso daría para que lo continuaras puesto que me pareció que la historia está un poco precipitada.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paty: Eres la primera que toca el verdadero fondo de mi relato.
      Duele, y mucho, el saber que muchas vidas se ponen en riego y aún se pierden por culpa de la ANOREXIA Y LA BULIMIA..
      Yo soy muy directa, por eso te digo qué preferiría que me dijeras directamente los errores que encontraste. En Adictos estamos para aprender de nuestros compañeros.-
      Gracias y cariñosos saludos.

      Eliminar
    2. Hola, Dora. Estoy segura que si lo lees te darás cuenta de cuáles son los detalles que te han remarcado. Incluso Erzengel fue bastante más específica, por mi parte ví por ejemplo que luego de una frase entre signos de exclamación colocas coma y sin embargo continúa con mayúscula. Luego, cuando el artista explica que es gay te olvidaste de los guiones de diálogos. En cuanto a la edad, lo correcto es escribir veintitres años, pero bueno, también depende de cómo estén acostumbrados en tu país a escribirlo. Como tú dices, hay momentos en que cuando llega el verdadero amor uno se la tiene que jugar, en este caso se precipitó el asunto. Si bien no es necesario que alargues el momento en el que ella lo saca del lugar, puedes jugar con la tensión emocional o sexual. Quizá que se miren un poco más desde lejos, que charlen un poco; que siempre las miradas digan algo. Y luego sí, que ella se lo llevé, pero entonces habrá sido luego de cierta seducción. No sé si me explico.
      Como ya te dije, la idea de la historia está muy bien, y salvo esos detalles lo llevaste muy bien también.
      Como bien dices, estamos para ayudarnos y para aprender; en lo que te pueda ayudar, estoy a tus órdenes.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  12. Me gustan los giros que le das, pues te hacen continuar la historia hasta el final, te has pasado con lo de Romántico varias calles. Enhorabuena. Las descripciones las bordas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JL: Me gusta que te guste. La verdad no sé como se mide el romanticismo. A veces se puede caer en la cursilería. Espero no haber cometido ese pecado.
      Recibe mi afecto: DK

      Eliminar
  13. Mantienes el interés del lector hasta el final, a ello contribuyen los giros que haces en la narración, también me gustaron las descripciones. Sólo tengo un "pero", y es que el desenlace me pareció algo acelerado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana: Nada me complace más que saber que ha sido ameno mi relato.
      Lo de precipitado final se debió al poco espacio que debemos utilizar. Pero también tiene la finalidad de expresar el poco tiempo que tiene para amar, una chica que se precipita al abismo de la Anorexia.
      Saludos cariñosos: DK

      Eliminar
  14. No sé como hiciste para poner tanta historia en tan poco espacio. Me gusta como le das giros a la situación, aunque siento que son un poco repentinos.
    Se siente que ha pasado poco tiempo, hasta que ella finalmente consigue partir y entonces uno se da cuenta de que, poco o mucho tiempo, lo que ha transcurrido es una vida.

    Aquí un par de correcciones:
    "En sala siguiente", me parece que ahí te faltó un "la".
    "más de una mujer se sentirían atraídas por él", ¿Esa es la forma correcta de conjugarlo? Yo habría mantenido el singular... pero no estoy segura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tania: Si lees lo que le contesté a Ana, podrás saber la causa del precipitado final.
      Sabes?, yo también me quedé pensando si es plural o singular dicha frase. Pensé que si dice "más de una mujer", pues es plural.
      En fin, si estoy equivocada, sin dudarlo lo corregiré.
      Cariños: DK.

      Eliminar
  15. El relato me ha dejado muy triste, cuando ya comenzaban a conocerse y a quererse de verdad, ella muere y me dio mucha pena.
    Me gustó, conseguí sentir lo que el protagonista sentía cada momento desde que la vio en el cuadro hasta el último día junto a ella. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. osnolasaga: Pues es verdad, si una chica encuentra el AMOR, así, con mayúscula, no debe ponerlo en riesgo, siguiendo con un hábito que la pueda precipitar a la muerte.
      Saludos cariñosos: DK

      Eliminar
  16. Dora, como siempre encontré muy bueno tu relato, lo único que me faltó fue esa sensación de paso del tiempo, como que todo ocurría en una semana, desde que ellos se conocieron hasta su final.
    Eso si, me encantaron los giros que dio la historia, nunca se me habría pasado por la cabeza que terminaría así.

    Un abrazo!
    Catapzia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Catapzia: Pues, te digo lo mismo que a Ana y a osnolasaga, respecto a lo precipitado de la historia.
      Gracias por leerme: DK

      Eliminar
  17. Hola, Dora!!

    me gustó tu relato, es emotivo y con un giro inesperado.
    Te recomiendo revisarlo, pues hay varios detalles que requieren corrección. Me perdí cuando se encuentran en el restaurant, pues da la impresión de que en la pintura se trata de una niña y luego resulta que aparece una niña pero la retratada era una mujer adulta...

    Beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maga: Me hubiera gustado que me señalaras los detalles para poder corregirlos y tratar de no repetirlos.
      En cuanto a la identidad de la protagonista, te diré que es muy común que una mujer que padece Anorexia, puede que su bajo peso le de un aspecto de una chica muy joven.
      Tu presencia en mi blog siempre me alegra: DK.


      Eliminar
  18. Dora!
    Me gustó tu relato. Si bien la relación entre ambos me pareció algo rápida y brusca, creo que ese tipo de amor ocurre a diario, aunque no esté acostumbrada a leer sobre él.
    Creo que hay cuestiones a corregir, como tildes que faltan marcarse, algunas conjunciones y un guión de diálogo que no corresponde.
    Así y todo, has logrado un texto muy bonito, que logra ganarse a los lectores.
    Beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Erzengel: Gracias por estar y por leerme.
      Recibe mis cariñosos saludos: DK

      Eliminar
  19. Hola Dora;
    Me ha gustado mucho tu relato, la idea en general y la forma de plasmarlo.
    se lo dificil que es escribir romantica (a mi tambien me toco) y plasmar tanta intensidad en tan corto relato mucho mas, y por eso te admiro y felicito.
    A mi esto de los amores tan rapidos no me va mucho, pero imagino algun lazo mistico entre los protagonistas que, de ser una historia mas larga, podria funcionar muy bien, asi que muy bien hecho.
    Al igual que me ocurre a mi, deberias revisar otra vez el texto para corregir algunas cosillas que se te pasaron por alto y que podrias mejorar, pero en general esta muy bien.
    Felicitaciones de nuevo. Nos leemos ;)
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María: A veces los desórdenes alimenticios deterioran tanto a quienes los padecen, que mueren prematuramente; fracturando los ´más lindos proyectos.
      Un beso: DK

      Eliminar
  20. Romanticismo en estado puro. Has conseguido incluir el tema de la anorexia de una manera tan original que impacta. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cloe: Ojalá pudiésemos impactar tanto, los que abordamos este tema tan trascendental, que pudiéramos lograr llegar por lo menos a uno o una de los que lo padecen.
      Gracias por leerme: DK

      Eliminar
  21. Hola Dora.

    Me ha gustado mucho tu relato y concuerdo con muchos, los giros que le das a la historia son geniales y animan a continuar la lectura. Todo perfecto a mi humilde parecer, salvo por la palabra veintitrés que tu escribiste veinte y tres. Solo eso, por lo demás me has cautivado.
    Un placer leerte.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nina: Agradezco tu visita, me siento halagada de saber que te ha gustado mi relato.
      También agradezco que me hayas señalado tan directamente mi error. Estamos para aprender y nunca podremos hacerlo si no nos dicen francamente en que hemos fallado.
      Mi cariño : DK

      Eliminar
  22. Un relato triste pero precioso, además de tener ciertas sorpresas que no esperaba. Me ha gustado mucho.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias M:A Álvarez: Bienvenida a mi casa: DK

      Eliminar
  23. Un relato repleto de emociones, con múltiples giros y escenas. Me gustó aunque vi muy precipitado el encuentro entre los protagonistas, pero me compensaste con el resto.

    Por cierto, me confundió un poco que al principio se refiriesen a la chica como niña, y me la imaginaba como tal, de seis a diez años quiero decir, aunque tal vez allí os refirais a la juventud de ese modo.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Bess, ya le había explicado a Maga lo siguiente:" es muy común que en una mujer que padece Anorexia, puede que su bajo peso le de un aspecto de una chica muy joven"
      Aunque a veces en las últimas etapas, puede que tengan el aspecto de "ancianas prematuras". Esta enfermedad es una de las más terribles e irreversibles.
      Me encanta que te haya gustado mi relato: DK .

      Eliminar
  24. Bella historia de amor con final inesperado, que triste.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Precioso, una hermosa historia de amor, la amé. Sólo noté algunas tildes mal puestas o que faltaban.

    Nos leemos!

    ResponderEliminar
  26. Hola. Es interesante la inclusión del tema de la anorexia y cómo destroza de esa forma a la gente.

    ResponderEliminar